CÁLCULOS BILIARES

Los cálculos biliares son un trastorno relativamente común. Lo demuestra el hecho de que alrededor de un 10%  los tiene. Los cálculos son piedras en el tracto biliar  y es más probable que lo padezcan las mujeres. Está demostrado que es hasta 4 veces más probable que lo sufra una mujer que un hombre.

Los cálculos biliares son como piedritas de colesterol. Se forman en la vesícula biliar y que no cunda el pánico! Normalmente, no causan nigún síntoma y no ncesitan ser tratados.
Sin embargo, si un cálculo biliar se queda atrapado dentro de la vesícula biliar, puede desencadenar un dolor abdominal repentino e intenso que suele durar entre una y cinco horas. Este tipo de dolor abdominal se conoce como cólico biliar.

CAUSAS DE LA APARICIÓN DE CÁLCULOS BILIARES

Los cálculos biliares aparecen por desequilibrios en la composición química de la bilis dentro de la vesícula biliar. En la mayoría de los casos se producen porque los niveles de colesterol son demasiado altosen en la bilis y se forma las “piedras”.
Los cálculos biliares son muy comunes, sobre todo en una sociedad con tendencia al sobrepeso. La vida sedentaria y el poco tiempo que le dedicamos a comer alimentos poco saludables fomentan la aparición del colesterol y por tanto de los cálculos. Por tanto colesterol, sobrepeso y obesidad son las causas más importantes.

Ser mujer, sobre todo si se han tenido hijos.

La edad, el riesgo aumenta a medida que cumplimos años. Especial cuidado desde los 40 años.

 

¿COMO EVITAR ESTO? CONSEJOS NUTRICIONALES

Ya que los cálculos están compuestos en un 80% por colesterol. Evitar las grasas saturadas en nuestra dieta es importantísimo.

Alimentos a evitar o reducir su consumo: Alimentos fritos, mantequilla, pizza, salchichas, tocino y bacon, carnes rojas (si, todo lo que nos gusta).

Alimentos a tener muy en cuenta: frutas como el aguacate, semillas de calabaza o girasol, frutos secos (sin abusar), pescados azul, aceite de oliva (evitar freir por supuesto). Estos alimentos contienen grasas “buenas”. Estas grasas ayudan a mantener limpia la vesícula. También es necesario consumir alimentos ricos en fibra además de los anteriormente nombrados, el arroz, las legumbres, etc.

Y por último, hacer ejercicio físico, no es un consejo nutricional pero no me canso de repetirlo.

Related posts